Los 5 Mejores Ejercicios para Eliminar la Retención de Líquidos

Si te sientes muy inflamado, tienes los dedos de un tamaño mayor de lo habitual y te cuesta colocarte o quitarte accesorios, entre otros síntomas, entonces lo más seguro es que estés padeciendo de retención de líquidos.

Es importante saber que el cuerpo humano está conformado por un porcentaje que oscila entre el 60% y 70% de agua, además de que cierta cantidad de esta se ubica adentro de las células y se denomina como líquido intracelular, lo restante se ubica en el exterior de estas y por ende se le denomina líquido extracelular.

Qué es la retención de líquidos

Para que el organismo pueda mantener un control sobre estos líquidos se precisa de una función encargada de filtrar y reabsorber el agua en los tejidos y los vasos. Esta función se fundamenta en la presión osmótica y en la hidrostática, la cual es generada por el sistema cardiovascular.

 

No obstante, esta función tiene cierto margen de error y por ende a veces el agua suele acumularse en los tejidos ocasionando retención de líquidos.

 ¿Qué es la retención de líquidos?

La retención de líquidos, también llamada edema, es producto de que se acumule excesivamente líquidos en los tejidos del cuerpo.

Es originada cuando ocurre un descontrol de las funciones encargadas de la regulación y del traslado de los líquidos a través del cuerpo. Si la cantidad de agua que se traslada es considerable respecto al espacio intravascular al intersticial, entonces conlleva a la retención de líquidos.

El cuerpo posee un sistema hormonal de gran complejidad, y el mismo se la pasa realizando ajustes de manera constante a los niveles de los líquidos para que estos se conversen. Por lo tanto, cuando una persona consume más agua de lo debido, no hay ningún problema ya que la misma se elimina por medio de la orina o el sudor. Sin embargo, la problemática sale a la luz cuando por diferentes razones, el organismo no es capaz de eliminar la cantidad de líquido suficiente para poder mantener un control, y por ende se origina la retención de líquidos.

Causas de la retención de líquidos

La retención de líquidos puede ser causada por diferentes motivos, y estos dependerás de diversos factores según cada persona. Entre las causas más frecuentes se encuentran:

  • El clima caluroso, ya que el mismo promueve la dilatación de los vasos sanguíneos dejándolos con mayor porosidad, y esto contribuye a que salga de los vasos impidiendo que pueda ser reabsorbida por los tejidos.
  • Tener una dieta donde haya grandes cantidades de sal y/o poca cantidad de proteínas.
  • Tener mucho tiempo inactivo, ya sea por sentarse o estar parado por momentos prolongados
  • Tener un descontrol de las hormonas, ya que sea mientras la mujer está embarazada, días antes de la menstruación o previamente a la menopausia.
  • Determinadas medicinas, como las destinadas a combatir la tensión arterial alta, los corticoides, los tratamientos para las hormonas y los neurolépticos.
  • Algunas enfermedades también pueden provocar retención de líquido, como insuficiencia renal, venosa o cardiaca, todas estas son capaces de producir alteraciones en las funciones encargadas de regular los líquidos originando edemas de distintos niveles de gravedad.

Síntomas de la retención de líquidos

La retención de líquidos por lo general suele manifestarse hinchando a los tejidos, lo cual médicamente es denominado como edema. Esto perjudica a las zonas de las piernas, tobillos y a los pies, por lo tanto si llegar a notar de que tienes como una especie de bolsa que te hace presión en la tibia, lo más probable es que tengas retención de líquidos. En ciertas ocasiones, el edema puede presentarse en otras áreas del cuerpo como el rostro o el vientre, específicamente cuando la mujer está días antes de la menstruación ya que es común que tengan inflamación en el vientre y por ende el abdomen está hinchado.

Otro síntoma que destaca de la retención de líquidos es que se aumenta de peso a una velocidad considerable y sin ningún tipo de explicación, inclusive pudiendo aumentar hasta más de 2 kilos en tan solo un día. Y ese peso que se ha incrementado no se debe a haber comido excesivamente.

Causas de la retención de líquidos

Eliminar la retención de líquidos mediante ejercicios

Saltos cortos

Saltar cortamente en el piso hará que se active la circulación de la sangre y contribuirá a que el sistema linfático drene los líquidos eliminando así las toxinas del cuerpo. Es crucial que al realizar los saltos tus rodillas estén un poco flexionadas. Se sugiere realizar sesiones de un minuto con descansos de 30 segundos.

 

Sentadillas

Son muy efectivas cuando se trata de eliminar la retención de líquidos ubicada en las piernas, por ende son una de las mejores opciones para esto. Para llevarlas a cabo solo tendrás que realizar un movimiento similar a como si te estuvieses sentando pero sin llegar a hacerlo completamente. Cuando estés bajando, impulsa los glúteos hacia adelante sintiendo el piso con los talones. Tus rodillas tienen que estar correctamente alineadas con los talones. Debes haces dos sesiones de 15 repeticiones.

Estiramiento

En cuanto a estiramientos, elevar las piernas puede resultar bastante útil para contrarrestar la retención de líquidos haciendo uso de la fuerza de gravedad. Solo tienes que acostarte estando boca arriba encima de una colchoneta y frontal a una pared, luego eleva las piernas mientras que empujas los glúteos y las caderas hacia la pared. Debes poner las piernas contra la pared haciendo una forma de ‘’v’’. Posteriormente solo inhalas y exhalas cuando estás en esa postura.

 

 Natación

Darte un zambullido, estar en el agua, ya sea en una piscina o en las playas y mover las piernas dentro de estas y luego descansar las piernas dejando que floten de manera tal que conserves el movimiento de tus piernas es muy útil. También nadar es muy efectivo para combatir la retención de líquidos.

Síntomas de la retención de líquidos

Abdominales transversales

Con este tipo de ejercicio puedes eliminar la retención de líquidos ubicada en la zona del abdomen. Para realizarlo tienes que acostarte boca arriba encima de una colchoneta, luego colocar los brazos en la parte de atrás de la nuca. Coloca tu pie derecho sobre la rodilla izquierda y levanta la cabeza lentamente hasta que logres tocar el codo izquierdo con la rodilla derecha. Deberás realizar 15 repeticiones y volver a hacer otra sesión pero invirtiendo los codos y rodillas.

ejercicio para mayores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *