¿Cuáles son las mejores camas para personas mayores?

A medida que envejecemos es común que aparezcan dolores y molestias que lleguen a convertirse en parte de la cotidianidad. Ya sea un dolor en la espalda, el cuello o el hombro, los dolores y molestias pueden parecer una parte normal del envejecimiento. Lo cierto es que, al igual que las necesidades de nuestro cuerpo cambian con la edad, también lo hacen las de nuestra cama. Aunque creamos que dormimos bien, puede que nos hayamos acostumbrado poco a poco a una experiencia de descanso inferior.

Comprar una cama geriátrica es una excelente idea

Pasamos más de un tercio de la vida durmiendo, así que, naturalmente, mejorar la calidad de nuestra cama mejora la calidad de vida. Las personas mayores, especialmente las discapacitadas, deberían plantearse adquirir camas geriátricas eléctricas que se adapten a sus necesidades a largo plazo, sobre todo si piensan envejecer en su casa o pasar sus años dorados en la comodidad de su hogar.

Si tienes en casa a una persona mayor de 60 años, comprar una cama geriátrica para el hogar en Ekamia puede ser una forma muy eficaz de mejorar su movilidad e independencia. Si eres un cuidador o tienes un familiar mayor con problemas de salud o movilidad a largo plazo, puede ser una manera fantástica de mejorar significativamente la comodidad y la seguridad de tu paciente o ser querido.

¿Cuándo comprar una cama nueva para personas mayores?

Es importante tener una cama que se adapte a las necesidades específicas del usuario. Si tienes más de 60 años, ¿cómo saber si necesitas una cama especial? Hazte estas preguntas: ¿te despiertas a menudo con dolores y molestias?, ¿tu cama fue comprada hace más de 7 años?

Recomendado:  Vitaminas Clave para Adultos Mayores y sus Fuentes Naturales

Si has respondido afirmativamente, puede que debas de inmediato planificar comprar una cama nueva para ti o para esa persona mayor que está en casa y lo mejor en este caso es optar por una cama articulada, debido a la edad.

Las mejores camas geriátricas y articuladas

A la hora de elegir las mejores camas para personas mayores, hay algunas consideraciones importantes que debes tener en cuenta:

Deben ser ajustables como las camas geriátricas eléctricas articuladas

Si a la persona le resulta difícil estar cómodo tumbado, en una cama geriátrica eléctrica articulada puedes colocarlo fácilmente en una posición más cómoda. Su cuerpo debe estar completamente apoyado mientras duerme y la cama debe ser capaz de soportar la curva natural de su cuerpo.

Dependiendo de sus necesidades, la parte superior o inferior de las camas articuladas eléctricas para el hogar pueden ajustarse. Esto alivia todo tipo de dolencias, como dolores de espalda, artritis y edemas, mejorando la calidad del sueño.

Si padece dolores y molestias es especialmente importante contar con una cama que proporcione un soporte firme, pero lo suficientemente acolchado para que su superficie de descanso sea cómoda.

Los problemas de movilidad pueden dificultar que entre y salga de la cama con seguridad. Por lo tanto, es importante tener un colchón del grosor correcto (normalmente entre 8 y 10 pulgadas) para que le resulte fácil meterse sin miedo a caerse.

Las camas geriátricas ofrecen comodidad

Con la edad, las necesidades físicas cambian. Los fabricantes diseñan las camas geriátricas no solo para que sean cómodas, sino también modulares; la elevación cerca de la cabeza, los pies y la espalda suele ser ajustable, de modo que puedan aliviar la presión sobre el cuerpo al tiempo que lo sostienen con facilidad.

Recomendado:  5 Ejercicios a partir de los 50: pierna, glúteos y abdominales

Algunas, incluso, están especialmente diseñadas para que resulten cómodas a personas con enfermedades dolorosas de larga duración, como parálisis, enfermedades pulmonares crónicas y problemas respiratorios, así como lesiones graves. Además, no todas las camas geriátricas están diseñadas necesariamente para parecer camas de hospital; algunas son muy estéticas y compactas.

La cama geriátrica no solo es cómoda para dormir y tumbarse, sino que también es más fácil para que los cuidadores presten la atención médica esencial, lo que hace que los procedimientos potencialmente incómodos sean mucho menos dolorosos tanto para el paciente como para el cuidador.

Salud y ejercicio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *