La Calidad de Vida y su Relación con el Envejecimiento

¿Cuántos años te gustaría vivir suponiendo que tu salud y calidad de vida sea razonablemente buena? ¿Cómo suenan 80 años? Cuando tienes 25, 80 años de vida suenan como una gran cantidad de tiempo porque está muy lejos de la vida activa que vives. Pero cuando tienes 65, 80 años no parece que te quede mucho tiempo.

Ahora hazte la misma pregunta pero suponiendo que tu salud es mala. Imagina que tienes 45 años y padeces una enfermedad crónica como la artritis reumatoide. Tus articulaciones están inflamadas y comienzan a desfigurarse. No puedes subir escaleras, abrir frascos o realizar tareas de rutina sin dolor. En otras palabras, la calidad de vida es significativamente menor que si no padecieras una enfermedad crónica. ¿Cuánto tiempo te gustaría vivir asumiendo que tu condición empeorará con la edad?

Algunas enfermedades crónicas pueden ser percibidas como parte del proceso de envejecimiento. Nuestro cuerpo, que incluye nuestro sistema inmunológico, simplemente no es tan resistente o caluroso como cuando éramos jóvenes. Las consecuencias acumuladas de los malos hábitos de calidad de vida, como fumar, las dietas poco saludables, la inactividad, el estrés, etc., suelen comenzar a manifestarse a finales de la mediana edad y especialmente en los últimos años de vida.

Como tener calidad de vida

Esto aparece en diagnósticos como diabetes, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, enfisema y otra serie de afecciones. Estas enfermedades son una parte aceptada de la vida de muchos adultos mayores. ¿Pero son inevitables? ¿O simplemente nos hemos resignado a su inevitabilidad porque muchas personas se encuentran con estos otros problemas de salud?

Los cambios en el proceso de envejecimiento

Sin embargo, algunos de los cambios más obvios asociados con el envejecimiento son inevitables. Es simplemente el cuerpo pasando por su proceso de desarrollo. Los cambios más evidentes son los físicos.

Recomendado:  Las camas articuladas y los colchones antiescaras, ¿cuándo utilizarlos?

El cabello se vuelve más delgado, se torna gris y más grueso. La piel cambia de textura, pierde su elasticidad y humedad y acumula pigmentación. Parte de la grasa subcutánea y la masa muscular acumulada durante la edad adulta temprana comienza a disminuir; están disminución, junto con la pérdida de elasticidad de la piel, produce pliegues y arrugas en la piel.

Además de nuestros cambios en la apariencia, nuestras habilidades sensoriales como la audición, la vista, el gusto y el olfato también cambian con la edad. La audición puede volverse menos aguda y el olfato, la vista borrosa, el sentido del olfato y el gusto pueden disminuir. Cada uno requiere que la persona mayor compense estos cambios.

Estudios recientes también han demostrado un fuerte vínculo entre el funcionamiento sensorial y cognitivo en el envejecimiento. Por ejemplo, una persona cuya capacidad de memoria ha disminuido con la edad es más probable que también tenga problemas de audición. Esto no implica una causa directa, pero hay una conexión entre estas habilidades.

¿El envejecimiento está asociado con enfermedades crónicas?

La ciencia médica está descubriendo algunas ideas fascinantes sobre el proceso de envejecimiento que ya están desafiando las suposiciones de larga data sobre el deterioro físico y mental asociado con el envejecimiento.

Por ejemplo, a medida que los investigadores estudiando la enfermedad de Alzheimer, parece que aquellos que permanecen más activos mentalmente a través de cualquier cantidad de actividades (leer, tomar cursos, hacer crucigramas, etc.) tienen menos riesgo de demencia que aquellos que no participan en actividades mentales regulares.

Que mejorar en la calidad de vida

O considera el ejercicio, que durante mucho tiempo se ha reconocido que tiene grandes recompensas, especialmente para los adultos mayores para mantener la fuerza muscular y reducir el riesgo de caídas mediante la restauración de la coordinación y el equilibrio. Además, la actividad física reduce el riesgo de desarrollar diabetes, osteoporosis, cáncer de colon, cáncer de mama y depresión.

Recomendado:  Ejercicios de Fuerza para Mujeres mayores

La relación de la calidad de vida y el envejecimiento

La calidad de vida se define por sentimientos personales, detalles, perspectivas y experiencias cotidianas: lo feliz y positivo que uno se siente, lo cómodo y seguro, lo productivo y deseado, lo saludable y libre que una persona se considera a sí misma, etc. Profesionales en el envejecimiento, deben buscar evaluar la calidad de vida a través de la determinación del significado individual asociado con varios elementos de la calidad de vida, de la mejor manera posible. La perspectiva positiva y la calidad de vida en los adultos mayores pueden no significar que una persona está sana mentalmente o físicamente, aunque la perspectiva positiva y la presencia de esperanza a menudo fomentan mejores resultados.

Se sabe que las discapacidades físicas y mentales disminuyen significativamente la calidad de vida de los adultos mayores, ya que muchos pierden la esperanza, se aíslan o deprimen, pierden la fe y luchan por sentir alegría en la vida cotidiana.

Cuando los profesionales identificar factores como la depresión, el aislamiento social o la enfermedad médica crónica en un adulto mayor, se deben tomar medidas inmediatas para abordar qué se puede hacer para mejorar la calidad de vida. Se deben explorar las intervenciones para mejorar el nivel de comodidad, la felicidad, la inmersión social, el acceso a la atención, los recursos, los sistemas de apoyo, etc.

La ausencia de esperanza, la soledad, la falta de deseo, la reflexión negativa sobre la vida, la personalidad pesimista, la falta de control y la falta de satisfacción a menudo disminuyen drásticamente la calidad de vida.

Beneficios de la calidad de vida

Los factores que afectan negativamente la calidad de vida pueden incluir: enfermedades mentales y físicas crónicas, deterioro físico, mental o espiritual, contratiempos emocionales, contratiempos físicos, incapacidad, pérdida, afectividad negativa, síntomas negativos o debilitantes, ausencia de intervención exitosa, fatiga, dolor, miedo, depresión, ausencia de atención, ausencia de amor, sentirse no deseado, sentirse inadecuado, sentirse insatisfecho, inseguridad general, etc.

Recomendado:  Hábitos saludables para nuestro día a día

Los detalles minuciosos pueden hacer grandes diferencias en la calidad de vida y el nivel de confort, tales como: selecciones de alimentos para satisfacer las preferencias personales y fomentar la comodidad y el bienestar, decoración para satisfacer las preferencias personales y fomentar la felicidad y relajación; accesibilidad al spa (como cabello, piel, uñas y masajes) para mejorar la experiencia externa, la sensación de bienestar y la felicidad; y mejorar en el entorno de vida en general para promover la comodidad, la curación y el bienestar.

ejercicio para mayores

comentarles que sufría un goteo post-nasal y una tos severa asociada desde hace muchos años y que unos años atrás fue aumentando hasta el punto de hacerse en verdad insoportable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *